Paso Misterio

Cuando se aproximaban a Jerusalén, cerca ya de Betfagé y de Betania, al pie del monte de los Olivos, Jesús envió a dos de sus discípulos diciéndoles: “Vayan a ese pueblo que ven enfrente; apenas entren encontrarán un burro amarrado, que ningún hombre ha montado todavía. Desátenlo y tráiganlo aquí. Si alguien les pregunta: ¿Por qué hacen eso?, contesten: El Señor lo necesita, pero se lo devolverá cuanto antes.” Se fueron y encontraron en la calle al burro amarrado delante de una puerta, y lo desataron. Algunos de los que estaban allí les dijeron: “¿Por qué sueltan ese burro?”  Ellos les contestaron lo que les había dicho Jesús, y se lo permitieron. Trajeron el burro a Jesús, le pusieron sus capas encima y Jesús montó en él. Muchas personas extendían sus capas a lo largo del camino, mientras otras lo cubrían con ramas cortadas en el campo. Y tanto los que iban delante como los que seguían a Jesús gritaban: “¡Hosanna! ¡Bendito el que viene en nombre del Señor! ¡Ahí viene el bendito reino de nuestro padre David! ¡Hosanna en las alturas!” Entró Jesús en Jerusalén. (Mc 11, 1-11)

 

El paso de misterio de la hermandad representa la escena evangélica de la Entrada de Jesús en Jerusalén. En el conjunto escultórico de 1917 de Eduardo Espinosa Cuadros se aprecia a Nuestro Titular a lomos de un burro acompañado por un pollino.

Corría el año 2002 cuando en el seno de la hermandad se plantea la posibilidad de reformar el paso de misterio, planteando la posibilidad de aumentar las dimensiones del mismo y el número de imágenes que representen el pasaje evangélico. Tras un viaje a Sevilla, se tiene una primera toma de contacto con el tallista Antonio Ibáñez Vallés, quién tras la aprobación en un cabildo de hermanos será el creador del nuevo paso de misterio de Jesús de la Entrada en Jerusalén. Con un estilo barroco, Ibáñez elabora el paso y los candelabros de guardabrisas que iluminan a Nuestro Titular, cuatro de 8 luces en las esquinas y dos de 5 luces en los costeros. Entre los años 2005 y 2007 se procede a la talla del canasto, dejando para el 2008 los respiraderos.

En la mañana del 13 de abril de 2003, Domingo de Ramos, se realiza la firma del contrato con el escultor accitano afincado en Granada, Ángel Asenjo Fenoy, quién talla todas las imágenes secundarias del misterio que hoy día podemos apreciar:

 

San Juan: el apóstol San Juan se presenta en el misterio mostrando su gran vinculación y cercanía con Jesús, como discípulo amado que es, y tirando de las riendas de la borriquilla para abrir paso entre la multitud. Mientras que con la mano derecha sujeta las riendas del animal, con la izquierda vitorea la Entrada en Jerusalén con una palma. La imagen fue bendecida el 17 marzo de 2005 en el Santuario del Perpetuo Socorro por el entoces Superior de la Comunidad Redentorista en Granada, D. Francisco Tejerizo C.Ss.R.

 

 

 

 

 

Santiago: en el costero izquierdo se aprecia la imagen del Apóstol Santiago, quién en conversación con San Andrés, recibe a Jesús de la Entrada en Jerusalén; su mano derecha porta una palma, y la izquierda se la acerca sobre el pecho señalando alegóricamente la especial vinculación del apóstol con la hermandad, ya que bajo esa advocación se encuentra erigida la sede provisional de la cofradía, la Iglesia de Santiago, en la calle Marqués de Falces. La bendición de la imagen fue, junto a la del Apóstol San Juan, en 2005.

 

 

 

 

 

San Andrés: es el titular de la sede parroquial de la hermandad; como las demás imágenes del misterio, recibe a Jesús entre palmas. El Apóstol fue bendecido el día de su festividad, el 30 de Noviembre de 2005, por el Vicario Territorial, D. Antonio Valverde Casado, en la Iglesia de Santiago de las Hermanas Religiosas Hijas de María Inmaculada (Servicio Doméstico).

 

 

Mujer y niña hebreas:en el costero derecho podemos observar las figuras de la mujer y la niña hebreas, quienes de la mano, reciben entre vítores y cantos, agitando sus palmas y olivos, a Jesús de la Entrada en Jerusalén. La postura que representa la mujer es de dirigirse con prisa a coger a Jesús; en su mano izquierda porta una palma y la derecha se la tiende a la niña, para que ésta, más rezagada, no se pierda entre la multitud; a su vez, la niña lleva una rama de olivo. La talla de ambas imágenes es del año 2004.

 

 

 

 

Niño hebreo: la última imagen del misterio, pero no por ello menos importante, es el niño hebreo que va subido a la palmera, quién desde las alturas, se asoma travieso y juguetón para ver a Jesús. De alguna manera, anuncia a toda Granada que Jesús ha llegado, que ha entrado en la Jerusalén granadina para que todos vivamos con él su Pasión, Muerte y Resurrección. La imagen llegaba a la hermandad meses antes de la Cuaresma de 2006.

 

 

 

Siguiendo con la iconografía del paso de misterio, las cartelas del mismo son obra de Encarnación Hurtado del año 2008, basadas en pasajes relacionados con la vida de Jesús. En la cartela frontal del misterio se quiso representar la importancia de los niños y la juventud en la hermandad, reflejando el pasaje evangélico "Dejad que los niños se acerquen a mi" (Mc 10, 13-16). La cartela del costero derecho, representa "La expulsión de los mercaderes del Templo(Jn 2, 13-25); Jesús no pudo tolerar que la casa de su Padre se convirtiera en un mercado, produciéndose ese abuso de la religión para el propio interés.  La cartela del costero izquierdo muestra "El pasaje de la Samaritana" (Jn 4, 5-42), en el que podemos reflexionar sobre el amor incondicional de Jesús sin importarle la religión de cada uno y la necesidad de la palabra de Dios: "El que beba del agua que yo le dé, no tendrá sed jamás" (Jn 4, 10-14). Por último, en la trasera, el pasaje que nos encontramos es "El lavatorio de los pies a sus discípulos" (Jn 13) en el que Jesús muestra cómo nos amó hasta el extremo y su palabra nos lava y purifica.

Desde el año 2009, en el taller granadino de Cecilio Reyes, se está llevando a cabo el proceso de dorado del paso. Actualmente se continua trabajando en ello, quedando el canasto de los dos costeros del paso y los respiraderos laterales y trasero por dorar.

 

El llamador del paso es diseño de Carlos Navarro Martín, hermano costalero de la hermandad y miembro de varias juntas de gobierno. La elaboración del mismo es obra del taller de Orfebrería Villareal, en el año 2000. En su diseño, nuestro hermano quiso representar a la hermandad, predominando un estilo neobarroco en consonancia con el anterior paso de nuestro Titular. En la parte central se puede apreciar el Arco de Elvira, tan representativo para la corporación, y a ambos lados la imagen de los Titulares, Jesús de la Entrada en Jerusalén y Nuestra Señora de la Paz.